17/9/10

¿TE SIENTES REALMENTE LIBRE?

¿ TE SIENTES REALMENTE LIBRE?


“La verdadera libertad y el final del sufrimiento estriban en vivir como si hubieras elegido deliberadamente cualquier cosa que sientas o experimentes en este momento…” (Etkart Tolle – “El Silencio habla”)

En la obra de Antoine de Saint-Exupéry, el zorro le dice al principito “sólo con el corazón se ve correctamente; lo esencial es invisible a los ojos”. Y quizás porque la “libertad” sea un bien esencial entre nosotros, la enseñanza de aquel zorro sabio sea de gran valor para considerar el grado de libertad que nos adjudicamos en estos tiempos.

¿Somos en realidad “libres”, o existen cadenas que conciente o inconcientemente nos atan e igualmente nos proclamamos “libres”?

EL ENOJO


EL ENOJO

El enojo es como un torbellino. Llega repentina y violentamente. Si es nutrido, puede crecer y convertirse en una fuerza violenta y destructiva. Si no es alimentado, desaparece tan rápidamente como se formó.

SENTIR enojo no es el problema. ALIMENTARLO, lo es. 

Nuestros pensamientos son el viento que alimenta el tornado.
No importa qué tan fuertemente la ira pueda haberse sostenido en el interior, el momento en que tomamos conciencia que estamos enojados es el momento en el que tenemos una preciosa oportunidad. Si nos convertimos en el observador, cesamos de SER la emoción. Creamos un espacio entre nuestra consciencia y el flujo de la emoción. Detenemos al viento.

En este espacio, es posible buscar y alcanzar una perspectiva diferente. Si podemos pensar "Wow, me estoy sintiendo enojado", podemos también pensar "Elijo no estar enojado. Elijo ser amor".
Cuando hacemos esto, algo mágico sucede. Nuestra resonancia emocional cambia por completo. El viento que alimenta el embudo cesa de soplar y el tornado de nuestro enojo pierde fuerza rápidamente. Si podemos continuar con esta elección en cada momento sucesivo durante un período de tiempo, la vibración resonante de odio en nuestro interior se extinguirá por completo.

Nuestros pensamientos son la clave. Ellos querrán que regresemos a la cosa que "hizo" que nos enojáramos. Debemos girarlos en cambio a una nueva solución; para buscar en forma activa una nueva perspectiva a partir del amor compasivo y la aceptación inequívoca hacia lo que está siendo experimentado. Desde este lugar de neutralidad calma, podemos entonces apropiadamente responder a cualquier situación a partir de una mente clara y un corazón iluminado.

Al principio esto puede crear argumentos internos, cuando tratamos de convencernos que tenemos derecho a enojarnos. Eligiendo amar aún cuando tengamos una buena razón aparente para no hacerlo, es CÓMO manifestamos el Cielo en la Tierra.

El enojo es la resistencia a lo que es.

La Aceptación honra cada momento tal cual es y ofrece nuevas e inesperadas soluciones desde una perspectiva superior. La Aceptación nos libera. El amor nos brinda las alas para volar.


(Camino del Ser)