27/9/10

El Remordimiento

El Remordimiento

El remordimiento es un sentimiento de culpabilidad debido a un acto que cometimos, o algo que dijimos a otra u otras personas en un momento de rabia, resentimiento o dejándonos manipular por otros sabiendo que no estaba bien, haciéndonos sentir inquietud, pesar y desasosiego.

En nuestro Corazón se produce un pesar inmenso por lo que pasó y nos hace perder una cantidad de energía importante en el presente por algo que ya pasó en el pasado.

Para eliminar éste conflicto emocional lo mejor es encarar la situación, sin miedo, realizando acciones concretas para reparar el daño ocasionado.
Pedir disculpas, preguntar que se puede hacer para recomponer una situación, reconocer que nos hemos equivocados, son actitudes si bien pueden parecer difíciles, en realidad tienen un efecto profundamente reparador…

El Sentido de la Vida


El Sentido de la Vida

Si observáis el lugar donde vivís, incluso os observáis a vosotros mismos veréis que vamos por la vida corriendo como si llegáramos tarde a todas partes sin darnos cuenta de quienes nos rodean o las circunstancias que están pasando a nuestro alrededor, trabajamos mucho en trabajos que no nos gustan, llegando cansados a  casa y sin ganas de conversar con la pareja o jugar con los hijos.

Acumulamos cosas materiales para satisfacer al Ego y creemos que esas cosas nos dan la felicidad sin darnos cuenta que es una felicidad efímera.

Nos aferramos a éstas cosas materiales porque nos identificamos con ellas y creemos que forman parte de nosotros, valorándonos por lo que tenemos y no por lo que Somos.

Competimos con los demás para sentirnos valiosos por comparación, en vez de desarrollar nuestros talentos y ponerlos al servicio de nosotros mismos y de los demás.

Pero en definitiva sentimos que el tiempo pasa y da la sensación que estemos girando en círculo sin avanzar y sintiéndonos vacíos llegando al sentimiento de insatisfacción ante todo lo que hacemos.
¿A dónde creemos que vamos? ¿Cuál es el sentido de todo esto?

A cada ser humano le toca encontrar sus propias respuestas, a cada cual le toca descubrir su propia verdad.

Lo que es útil para uno puede no tener sentido para otro, y lo que es significativo para este último puede carecer de valor para el primero.

Encontrarle sentido a la vida es una aventura fascinante.
Significa conocernos a nosotros mismos, amarnos, valorarnos y respetarnos y hacer lo mismo con los demás.

Tomar acción por un propósito elevado, un propósito que solo nosotros podemos vislumbrar y lograr en colaboración con otras personas.

El sentido de la vida tiene que ver con asumir la responsabilidad de nuestra vida y lo que ocurre en ella, con convertirnos en Creadores de nuestra vida en lugar de ser simples observadores pasivos, y que nos encontramos aquí para un propósito único, que solo nosotros podemos realizar.

Una vez descubramos cuál es ese propósito podemos dirigir nuestra vida para manifestarlo en nuestra realidad diaria.



(Montse y Javi de Serena Tu Mente)

Reflexiones para la Vida diaria

Reflexiones para la vida diaria


La vida es un enigma que se resuelve por sí solo. No hace falta buscar demasiado, está ahí... sin más ... frente a nosotros. En el trayecto de nuestros anhelos y deseos siempre ocurre algo que nos hace ver lo que no observabamos. Y no era tan complicado, sólo había que estar presente en el ahora, lejos de nuestras cavilaciones internas que hacen desviar la atención de lo que late frente a nosotros: la presencia reveladora del enigma, el fugaz encuentro con la esencia del problema, con la mágica clave.

Sólo hay que estar atento, un segundo de íntimo silencio, para que la vida, una vez más, nos haga comprender que este juego de misterios y de obstáculos se resuelve cuando estamos verdaderamente presentes y dispuestos a vivir el enigma, con la atención parcial de un testigo que como un reflejo en el agua, siempre es fiel a devolver la imagen de quien le observa... 




No Somos lo que tenemos ... Somos lo que damos ... lo que damos, es lo que recogemos y lo que recogemos, construye lo que Somos.

Vivamos el ahora ...el único sitio donde la vida existe... con voluntad constante de dar y en disposición permanente de recibir.


Cuando éramos niños y queríamos aprender a montar bicicleta o correr con patines, cada vez que nos caíamos nos levantábamos y continuábamos intentándolo hasta adquirir la habilidad que nos habíamos propuesto aprender.